Cómo responder: ¿Cuáles son tus debilidades?

Esta es una pregunta muy similar a la de cuáles son tus fortalezas y para poder brindar una respuesta acertada, debes conocerte a ti mismo y saber a cabalidad en qué eres bueno y en qué aspectos puedes mejorar, tanto personales como técnicos y manejo de herramientas. 

Hay dos partes clave en esta respuesta: conversar sobre tus debilidades y demostrar que estás trabajando para abordarlas. Todos los seres humanos tenemos debilidades y nadie tiene el perfil profesional perfecto, pero hablar de ellas evidencia que te conoces bien y sobre todo, que sabes tomar acción para mejorar.

Te daremos algunos consejos para ayudarte a resolver esta pregunta, si se presenta en alguna de tus entrevistas:

1. Elige una debilidad que no afecte tu capacidad para hacer el trabajo

Reduce tu respuesta a solo tu mayor debilidad, ya que el entrevistador realmente está buscando candidatos que sean conscientes de sí mismos y que traten de mejorar de manera proactiva, hablar sobre un tema principal te dará la oportunidad de explicar los pasos que has tomado para abordar el problema y no le darás al entrevistador una motivo para rechazarte.

La debilidad que elijas no debe restarte capacidad para hacer el trabajo o encajar en la empresa, pero tampoco debe parecer poco realista. No digas algo como “soy demasiado perfeccionista”. Tu entrevistador probablemente no lo creerá porque esta no es la mayor debilidad de nadie y no da mucho espacio para explicar cómo ha tomado medidas para abordar el problema. 

En su lugar, concéntrate en las cosas con las que ha luchado en el pasado, como administrar su tiempo cuando tienes un horario de clases ocupado o no pedir ayuda cuando la necesitas. 

Te recomendamos seleccionar 4 debilidades en las que consideres que puedas trabajar y practícalas antes de entrar a la entrevista para que esta pregunta no te tome desprevenid@.

2. Repasa los pasos que has tomado para abordar el problema.

Una vez que hayas hablado sobre tu punto débil, demuestra tu capacidad para resolver problemas mencionando cómo los has resuelto. Menciona algunos de los éxitos que has tenido como resultado. Termina con un aspecto positivo y relaciónalo con el trabajo para el que estás siendo entrevistado.

Aunque identificar tus puntos débiles puede ser un poco incómodo al principio, responder “¿Cuáles son tus debilidades?” es una gran oportunidad para demostrar que puedes identificar y abordar problemas de manera proactiva. Esta es una habilidad que los empleadores siempre buscan y algo que te ayudará a sobresalir entre otros candidatos.

¿Qué debilidades puedo mencionar?

No hay debilidades buenas ni malas, pero si el entrevistador no te conoce, puede tomar como aspecto negativo ciertas palabras, por ejemplo, si dices que tu debilidad es ser egoísta, puede que piense que no eres bueno trabajando en equipo, así lo seas. 

Acá te daremos una lista de debilidades que podrías mencionar en la entrevista si te hacen esta pregunta y así garantizar una respuesta acertada que no te cueste el puesto. Lo más importante es que seas auténtico y destaques tu mayor potencial durante el proceso

  • Me cuesta decir “No” y me abrumo.
  • Me pongo impaciente cuando un proyecto no termina en la fecha pautada.
  • Soy una persona tímida
  • Invierto mucho tiempo en un solo proyecto
  • A veces me falta confianza en tareas relacionadas con…
  • Puedo tener problemas para pedir ayuda
  • No sé manejar bien la incertidumbre en los proyectos

Ahora que ya sabes cuáles debilidades mencionar, sean las de esta lista u otras, piensa en cómo has trabajado para abordarlas y posteriormente, tendrás una entrevista exitosa.